Tag Archives: Temas FEB 2015

Logo AB Oviedo

Texto del Pregón de Navidad 2015 – Asociación Belenista de Oviedo – D. Jaime Martínez González-Río

19 Dic 15
Presidencia FEB
,
No Comments

En la tarde-noche de hoy, sábado 19 de diciembre de 2015, ante el numeroso público congregado en la Sala de Cámara del Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, en un acto amenizado por la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo, D. Jaime Martínez González-Río, médico, reputado neumólogo y amante de la música y del deporte (Presidente de la Asociación de Amigos de la Ópera de Oviedo y Expresidente de la Federación de Rugby del Principado de Asturias y del Oviedo Rugby Club), ha pronunciado el siguiente Pregón de Navidad.


Jaime Martínez González-Río, pregonero de la Navidad 2015 en Oviedo (19/12/2015)

Jaime Martínez González-Río, pregonero de la Navidad 2015 en Oviedo (19/12/2015)

“Queridos amigos todos:

Inicialmente deseo expresar mi sincero agradecimiento a quienes tuvieron la idea, la ilusión y la determinación de fundar hace 26 años y lograrlo, a la vista está, que Oviedo tenga una asociación cultural y religiosa como esta, y es mi deseo, haciéndolo extensivo a todos los presidentes, directivos y socios, mencionar y recordar a una persona, D. José María Marcilla, a quien conocí por razones profesionales y a quien admiré profundamente. He hecho énfasis en el aspecto religioso, actualmente menospreciado e intentado ser sustituido por la “fiesta del solsticio de invierno” y me apoyo para ello en la reciente “frase del día” de mi amigo el artista Manolo Linares citando a Francis Bacon (1560-1626), hace 400 años, y que dice así: “El respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios”. Creo que sigue vigente.

Cuando mi amiga y compañera Pepa, me comunicó vuestra intención de que fuese yo el pregonero mi primera reacción fue de sorpresa. ¿Por qué me eligieron?

Acudí, como se suele hacer en estos casos, a recordar qué era un pregón y, naturalmente, me fui al Diccionario de la RAE, y copio literalmente:

pregón: Del lat. praeconium. Tiene cuatro definiciones y de ellas me quedo con la primera, “Promulgación o publicación que en voz alta se hace en los sitios públicos de algo que conviene que todos sepan“. Es lo que estoy haciendo ahora mismo.

La segunda, “Discurso elogioso en que se anuncia al público la celebración de una festividad y se le incita a participar en ella” en este caso la Navidad. También lo suscribo.

Nada de la tercera, “Proclama o amonestación canónica de próximo matrimonio, en que se leen los nombres y circunstancias de quienes han de casarse“.

Y sí la cuarta: “Alabanza hecha en público de alguien o algo” y esta vez me referiré a nuestra Asociación.

Finaliza la RAE con la definición de pregón pascual: “Lección que se canta al comienzo de la vigilia pascual en la liturgia católica” y que, evidentemente y no se preocupen, no voy a cantar, lo dejo para el magnífico coro que completará este acto. En la revista “Navidad con Belén 2015” me presentan como amante de la música y es verdad, siendo para mí un honor compartirlo con la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo que preside mi amigo Francisco González-Buylla, a quienes disfruto en sus actuaciones en la Temporada de Zarzuela y anualmente durante el acto de entrega de los Premios Líricos Campoamor. Hoy nos disponemos a disfrutarlos aquí.

En fin, gracias por permitir dirigirme a ustedes. Intentaré referir brevemente algo de lo que he conocido de la Asociación; describiré mi cortísima experiencia, eso sí entrañable, con mis belenes cercanos; les contaré algunos datos que me han impresionado, y finalizaré describiéndoles qué significado tiene para mí el belén y la Navidad.

Volviendo a la primera pregunta que me hice, ¿por qué me eligieron?, quizás conocían que a mí, y a mi familia, nos gusta la Navidad más que el “solsticio de invierno”. Que saludamos con un “Feliz Navidad” o “Merry Christmas” y no simplemente con “Felices Fiestas”, ya que las consideramos incluidas en la Navidad.

Es verdad que en mi casa hay por tradición belén o, mejor dicho, belenes pequeñitos, pero también, y ¿por qué no?, árbol de Navidad, no abeto del solsticio de invierno, y, desde luego, llega Santa Claus, ¡pero también los Reyes Magos!

Una vez dicho este preámbulo y después del apurón que me llevé cuando, tras cuidadosa investigación, logré saber quiénes habían sido las ilustres personalidades que me han precedido en el pregón y leí con atención algunos de sus textos, me entró el pánico y, cómo no, siendo consciente de que eran personalidades con muchos más méritos que yo y cito como ejemplo, a los Sres. Arzobispos D. Carlos Osoro y D. Jesús Sanz Montes, a profesores como D. Emilio Alarcos, D. Carlos Conde, D. José María Martínez Cachero, Carmen Ruiz Tilve, escritores como Fernando Vizcaíno Casas o María Teresa Álvarez, periodistas como Isabel San Sebastián y Paloma Gómez Borrero, etc., y aunque debería citarlos a todos, por favor les ruego consulten el Boletín de la Asociación. Quiero señalar que el año pasado correspondió a mi colega el Dr. Luis Fernández-Vega, ayer nombrado “Ovetense del Año 2015” por lo que le felicito efusivamente, pero lo que no sé es si dos médicos seguidos será lo más adecuado.

Pues bien, lo que hoy van a escuchar es algo mucho más terrenal, que espero tengan la amabilidad de aceptarlo como lo que es, un pregón atípico, y, desde ya, les ruego sean benevolentes con mis palabras asegurándoles que están dictadas más que teniendo en cuenta aspectos culturales, artísticos o religiosos, por el impacto indudablemente positivo que la Navidad y el belén, que para mí son equivalentes, han hecho en mí y los recuerdos y sentimientos que a lo largo del tiempo los belenes que tuve la satisfacción de disfrutar en mi casa y visitar con mis padres, mi familia, hijas y ahora espero con mis niet@s, y que espero trasmitirles.

Volviendo a la responsabilidad de “quedar bien” y dejar claros mis sentimientos de Paz y Amor en el pregón de una asociación que ya ha celebrado 25 años de existencia, que ha organizado este año el Congreso Nacional de Belenistas 2015 con gran éxito, que son expertos en todo lo concerniente a la Navidad, me manifiesto totalmente identificado con la frase referida por D. Juan Antonio Martínez Camino en el pregón del año 2010, “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres, y mujeres, que ama el Señor” (Lc 2,14) refiriéndose a la Paz, y también con el Amor. ¿Cómo si no se explica que, durante la Primera Guerra Mundial, y solamente durante 24-48 horas, se parase el fuego de las armas el día de Navidad? Lamentable que 100 años más tarde sigamos con conflictos bélicos de todo orden y el espíritu vigente desde hace 2015 años que comenzó en el pueblecito de Belén, con una familia, y este dato se me antoja muy importante, Padre, Madre e Hijo quien, con su nacimiento, vida y muerte, 33 años después, ha venido para salvar al mundo. Y no lo hizo en un palacio u otro lugar lujoso, y no se hizo rico, y no hizo “violencia de ningún género”, fue austero, expulsó a los supuestamente corruptos mercaderes del templo, no hizo guerras; al contrario, ofreció la otra mejilla, no fue intolerante, hizo el bien a su alrededor sin pedir ningún tipo de recompensa y murió por toda la humanidad. ¿Puede esta historia sentirse cuando se está delante de un Nacimiento, cualquiera que sea su tamaño y ornamentación? Natividad y Añadidos. Sí, y seguro que se disfruta mucho más si se ha ayudado a diseñarlo y construirlo. Oviedo, sus ciudadanos, creyentes o no, les deben de estar muy agradecidos a su labor.

Estamos a siete días del 25 de diciembre que fue fijado en el calendario cristiano como la fecha del nacimiento de Jesús y el primer calendario litúrgico con la celebración de Navidad fue en el año 320. Se escogió ese día por ser la fiesta romana del solsticio de invierno (Dies natalis solis invicti), cuando los días se alargan y, por ello, los padres de la Iglesia llamaban a Jesús “Sol de Justicia” y la liturgia ortodoxa lo representa como “Luz del Mundo”, esa luz a la que se refería el año pasado el oftalmólogo Luis Fernández-Vega.

El belén de Navidad, también conocido como pesebre, es una de las tradiciones navideñas más arraigadas en España y, en gran parte gracias a la Asociación Belenista, en Oviedo. En la Nochebuena de 1223 en Asís, San Francisco montó el primero en una cueva cercana a la ermita de Greccio. Tiene, por tanto, origen italiano y no en vano San Francisco es considerado desde 1986 el “Patrón Universal del Belén”. A su popularización contribuyó el que en 1465 se fundase en París la primera empresa fabricante de figuras del belén, y en España el primer taller belenista está fechado en 1471 en Alcorcón. Casi 500 años después se conserva la tradición y actualmente en nuestros talleres ovetenses se hacen magníficas representaciones, teniendo presencia anual en la Plaza de la Catedral y estos días, polémica incluida, en la Plaza del Pescado. ¡No dejéis de visitarla, es espectacular!

¿Cuál es el origen de los belenes? Desde la descripción sencilla que el Evangelio hace, explícita pero muy sobria del nacimiento de Jesús, “Mientras ellos estaban allí, se le cumplieron (a María) los días del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento“, se pasó a añadir paisajes, imágenes costumbristas, figuras de los tres Reyes Magos (por cierto, esto último desde que en el siglo V un decreto papal, citado en una homilía de San León Magno, fijó ese número, ya que anteriormente variaba entre 2 y 12); pues bien, evolucionó a los artísticamente muy desarrollados belenes napolitanos, españoles y latinoamericanos como los conocemos en la actualidad. Tengo para mí que una Natividad hecha en una corteza de árbol en Kenia de acuerdo con sus tradiciones es, dentro de su extrema sencillez, tan conmovedora como el Nacimiento de Monzón en Huesca con más de 10.000 figuras, los napolitanos del Palacio Real de Madrid, los Salzillos de Murcia, etc.

¿Cómo eran los primeros Nacimientos o belenes que recuerdo? En casa, traíamos las figuras desde el desván, figuras de barro pintado, río de papel de plata, musgo de El Fontán, serrín, castillo de Herodes, Reyes Magos que “andaban” un poco cada día, las primeras luces eléctricas y que estaban hasta el día de Reyes en que, sin verlo nosotros, desaparecían hasta el próximo año.

Fuera de casa el de mi primer Colegio de la Medalla Milagrosa, en las Hermanitas de los Pobres en la calle Pérez de la Sala y más lejos y maravilloso a nuestros ojos el que visitábamos en Lastres con mis padres, primos y tíos que era enorme, se movía, tenía agua en el río que movía una noria, las figuras eran bellísimas, ¡se hacía de noche y amanecía! Data de 1940, se debe a la labor de la familia Victorero Lucio y está instalado en la iglesia de Santa María de Sádaba. Consta de unas 400 figuras y 80 palacios y casas y se mantiene gracias al esfuerzo de la asociación “Austera”. Gracias por lograr que otros niños actuales puedan contar dentro de 60 años que lo han visto y disfrutado como yo. Alguna vez visitamos, ya un poco mayores, el del Asilo de Pala de Siero, el instalado en el Sanatorio Marítimo de Gijón y, cómo no, el de Covadonga.

Belenes entrañables e inolvidables eran los que siempre, las enfermeras y auxiliares se encargaban año tras año, de ponerlo con sus luces en el Servicio de Neumología del HUCA y en el Instituto Nacional de Silicosis, muy emocionante con carbón, castillete de entrada al pozo, etc… Asimismo, en Pediatría, sobre todo en Oncología Pediátrica, con la visita al belén de los Reyes Magos, siempre ha sido emocionante.

Estos últimos años fue obligada la visita al de la Asociación en la Plaza de la Catedral, con sus figuras de tamaño natural y los dioramas que ahora he disfrutado en su asentamiento de la Plaza del Pescado, como me he referido anteriormente. El último que he descubierto, y por cierto muy bien hecho, es el belén de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo.

A día de hoy en mi casa y gracias a la labor de Susie, mi esposa, tenemos tres: pequeño tradicional, mejicano criollo y africano muy simple. Todos ellos entrañables y el ejemplo que les traigo, adquirido en Kenia, que por su sencillez es mi favorito.

Relacionando Navidad y música tuve ocasión hace un mes de comentar con el barítono asturiano David Menéndez este tema y, sin pretender ser exhaustivos, me citó un grupo de Oratorios que parcial o totalmente se refieren a la Navidad, como el “Oratorio de Navidad” BWV248, de Johann Sebastian Bach; el “Oratorio de Noël, Op. 12 de Camille Saint-Saëns o “La infancia de Cristo” de Louis-Hector Berlioz. Punto y aparte es “El Mesías” de Georg Friedrich Haendel, cita anual en Oviedo por estas fechas y que tuve la satisfacción de disfrutar ayer en este mismo Auditorio o “Une Cantate de Noël” de Arthur Honegger. En cuanto a ópera, y por su proximidad temporal, ya que se pondrá el próximo mes en el Teatro Campoamor, recordar que el primer y segundo acto de “La bohème” de Giacomo Puccini transcurre el día de Navidad, y el tercer acto de “Werther” (de Jules Massenet, basada en la novela de Goethe) en la Nochebuena. Más actual, la ópera de Gian Carlo Menotti “Amahl and the Night Visitors” es exponente de que el tema navideño tiene actualidad en la ópera.

Finalmente, ¿qué significa para mí el belén y la Navidad?: familia reunida, hogar, ternura, tradición y religiosidad. También solidaridad, respeto, pensar en los que no tienen, por razones muy diversas, la oportunidad de disfrutarlos y tener muy presentes a los ausentes.

Agradezco muy sinceramente la oportunidad que me habéis dado, al tener que preparar este modestísimo pregón. Sinceramente he aprendido mucho y os admiro. Yo, aunque no participo en las labores de la Asociación y encuentro la disculpa de la falta de tiempo, conocéis que tenéis mi apoyo, humilde como asociado y grande en sentimiento. No me gusta comprometerme a trabajar con vosotros y no poder cumplirlo. De todas formas, si en algún momento creéis que puedo ayudar en algo, no dudéis de solicitármelo.

Finalizo con el sincero deseo de que reinen la Alegría, Amor, Luz, Solidaridad y Paz en todo el mundo a través del espíritu de la Navidad.

¡Feliz Navidad 2015!

Muchas gracias.”

Jaime Martínez González-Río – Oviedo, 19 de diciembre de 2015

ab_valladolid_recorte

Aleluya nº 10 – Publicación de la Asociación “Belenistas de Valladolid”

11 Dic 15
Presidencia FEB
,
No Comments

La Asociación “Belenistas de Valladolid”, con el patrocinio del Ayuntamiento de Valladolid, presenta el número 10 de su revista “¡Aleluya!“, correspondiente a 2015, que consta de 64 páginas y tiene el siguiente índice de artículos y portada:

  • Editorial, de Félix-Carmelo García Martínez, Presidente de la Asociación “Belenistas de Valladolid”
  • Saluda del Alcalde de Valladolid, D. Óscar Puente Santiago
  • Saluda de la Concejala de Cultura y Turismo, Dª. Ana María Carmen Redondo García
  • Saluda del Cardenal Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, D. Ricardo Blázquez Pérez
  • Saluda del Presidente de la Federación Española de Belenistas, D. Íñigo Bastida Baños
  • Saluda del General Jefe de la 4ª Subinspección del Ejército, D. Manuel Gorjón Recio
  • Los belenes en las unidades militares, por Ramón García Guardado, Capellán Castrense
  • Magia y otras banalidades navideñas, por Mercedes Cantalapiedra Álvarez, concejala del Ayuntamiento de Valladolid
  • Las navidades de Teresa de Jesús, por Javier Burrieza Sánchez, Universidad de Valladolid
  • El misterio del nacimiento de Cristo, por Monseñor Clemente Martín Muñoz, Presidente de la Real Asociación Caballeros del Monasterio de Yuste
  • Belenes y belenistas, por José Luis Alonso Ponga, Cátedra de Estudios sobre la Tradición (Universidad de Valladolid)
  • La “Anunciación” a San José, por Juan María Silvela Miláns del Bosch
  • El belén como expresión patriótica, por Letizia Arbeteta Mira, Doctora en Historia del Arte
  • La alegría de la Navidad, por Juan Giner Pastor, Maestro Mayor Belenista, Insignia de Oro de la FEB y Premio UN-FOE-PRAE
  • Reclinado en un pesebre, Jesús niño, se mostró entre el buey y el asno, por Vidal González Sánchez
  • En casa de la abuela Ana, por José Miguel Travieso Alonso
  • Napoleón en Nazaret (1799), por Carlos Belloso Martín, Doctor en Historia y Profesor de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC)
  • Belenismo 2.0, por Héctor García Arias
  • Elementos simbólicos de nuestros belenes, por Juan Carlos Sánchez Gómez
  • La Navidad en el Museo del Prado, por María Aurora Viloria Nieto, periodista
  • Adoración de los Magos, Zurbarán (1598-1664), por Ciriaco Casquete Román
  • El misterioso caso del Niño Jesús de la abuela Ricarda, por Paz Altés Melgar, editora
  • La Nochebuena de Tom, por Ángela Hernández Benito
  • Pastores a Belén, por Ana Vara
  • Alegoría de las perdidas navidades, por Ángel de Pablos Chapado
  • Fraternal Navidad, por Miguel Ángel Serna Romo
  • Las rosas del portal, por Miguel Ángel Serna Romo
Portada de la revista Aleluya Nº 10 - 2015, de la Asociación "Belenistas de Valladolid"

Aleluya
Nº 10 – 2015

Logo AB Gijón

Texto del Pregón de Navidad 2015 – Asociación Belenista de Gijón – D. Luis Roda García

04 Dic 15
Presidencia FEB
,
No Comments

En la tarde-noche de hoy, viernes 4 de diciembre de 2015, ante el numeroso público que llenaba la Iglesia Parroquial de San Pedro de Gijón, en un acto amenizado por el coro parroquial de San Pedro, dirigido por Calina Felgueroso, y el coro de Padres del Colegio de la Inmaculada, dirigido por el P. Pedro Cifuentes, D. Luis Roda García, magistrado, en la actualidad Juez Decano de Gijón, ha pronunciado el siguiente Pregón de Navidad.


Luis Roda García, magistrado, pregonero de la Navidad 2015 en Gijón (04/12/2015)

Luis Roda García, magistrado, pregonero de la Navidad 2015 en Gijón (04/12/2015)

Las figuritas rotas del Nacimiento

“Me atrevería a asegurar que todos los que amamos los belenes hemos pasado a lo largo de la vida por una misma experiencia poco agradable que, además, seguramente se ha repetido en varias ocasiones. Me refiero a la mezcla de sorpresa y disgusto que se siente cuando, al desenvolver una a una las figuritas que habíamos empaquetado cuidadosamente después del seis de enero para que durmieran un año más, seguras y tranquilas en la oscuridad mullida y protectora de una caja de cartón, descubrimos que están “un poco rotas”.

No se trata de averías totales, que habrían convertido la figurita en inservible, sino de algo concreto y limitado: aquí se aprecia que falta un trocito de la pata de un camello; allí se comprueba que ha desaparecido la mitad de un ala del ángel que se suele colocar sobre un arbolito a cuyo lado se situará un grupo de pastores en torno al fuego para protegerse del frío nocturno, y que tenía la misión de anunciarles que había nacido el Niño Jesús. Otras veces el desaparecido es un brazo de la lavandera que se coloca junto al río o el pequeño lago elaborados con papel de aluminio sacado de una tableta de chocolate y que, con un trozo de cristal encima, brillan como si la figurita estuviera lavando la ropa en plata líquida… en fin… Recuerdo especialmente que, en el Nacimiento que tenía de niño, una avería clásica descubierta a principios de diciembre consistía en que se cuarteaba y desprendía la masa de las patas de las ovejas, quedando al descubierto el trozo de alambre que servía de armazón, por lo que el animalito -que sin embargo conservaba íntegro su cuerpo de lana de barro pintada- parecía que, en lugar de haber salido de una caja de cartón, acababa de colocarse patas artificiales en una ortopedia.

Si el trozo desprendido estaba junto al resto de la figurita, la reparación resultaba más fácil; pero a veces sucedía que ese trocito había desaparecido -un nuevo misterio que añadir al anterior- y entonces se precisaba utilizar la imaginación para recomponer la figura sin apenas medios y conseguir que quedara bien; y todavía era necesaria más imaginación cuando, por falta de tiempo material, se decidía colocarla en el Nacimiento sin pasar por el taller casero de reparación, disimulando el defecto o intentando que no se notara demasiado.

La experiencia permite constatar que algunas figuritas concretas tienen mayor tendencia a averiarse, y muchas veces hemos sido testigos (cuando no los responsables principales) de esos accidentes domésticos que acaban en roturas y una pequeña tragedia doméstica. Las víctimas clásicas del siniestro suelen ser los ángeles, ya se sabe: falla la chincheta, falla el hilo de nylon, falla el nudo… o falla el control sobre el niño más pequeño de la casa que quiere comprobar si el ángel vuela de verdad o si allí hay truco -que sí lo hay-, y en consecuencia el ángel acaba “aterrizando” de manera brusca y muy poco artística, si bien en lugar de la crisma lo que se rompe es un ala o un trozo de la banda donde figura el “Gloria in excelsis Deo”, porque no sé qué idioma hablan los ángeles entre sí, pero cuando escriben parece que lo hacen en latín, y de ahí el texto de la banda. Como saben, la profesión de “ángel del Nacimiento” es una de las más arriesgadas que existe en el belén, porque esas figuritas son -de entre las que tienen más tendencia a averiarse- especialmente propensas a sufrir accidentes laborales; pero… en fin, no debería desviarme del tema del que quería hablarles: de esas figuritas que aparecen con pequeñas roturas que nadie se explica cómo se han producido, sean ángeles o no, o sea que intentaré regresar al argumento de este pregón.

Cuando yo era niño, en el hall de la casa de mis padres había una hornacina decorativa en la pared que tenía forma de semicircunferencia. Debía medir, más o menos, un metro de largo y unos veinte centímetros de ancho, motivo por el cual los Nacimientos en aquella casa siempre eran “lineales”: el portal se solía colocar en un extremo, a la derecha o a la izquierda, y entonces las figuritas formaban necesariamente una especie de procesión, cada año en la dirección marcada por el lugar de honor que ocupaba el portal y la Sagrada Familia, y lo único que nunca variaba era el puente, el cual siempre quedaba en la mitad del recorrido. En esa “procesión”, las figuritas nuevas y las que habían sobrevivido intactas a las misteriosas roturas ocupaban el primer plano, mientras que las damnificadas no dejaban de colocarse, pero siempre tratando de ocultar o, al menos, de disimular las averías que presentaban cuando no se había podido enmendar la avería: así, la lavandera manca era colocada de forma que el espectador solo viera el brazo bueno, y se disimulaba la falta de un trozo de pata en un camello aumentando la cantidad de musgo o paja que normalmente se disponía en torno al animalito. Por otra parte, frotando un trozo de tiza sobre el ala ya repegada del ángel caído se encubría un poco la línea de fractura, que cuando se utilizaba aquella famosa “cola de contacto” tendía a amarillear desagradablemente y, para que no se notara la diferencia de color, también se pasaba generosamente la tiza por el ala sana, motivo por el cual, con esa añadida palidez artificial, el ángel adquiría un aire un poco fantasmagórico. Otras veces se intentaba la recomposición utilizando miga de pan que, al endurecer, quedaba bastante sólida, pero era necesario colorearla (y eso ya no era tan fácil) para que aquellos brazos y patas recompuestos no tuvieran el aspecto tétrico de esos exvotos de cera que se dejan colgados en santuarios y capillas, como sucede -0 sucedía, porque hace tiempo que no voy- en la de La Providencia y que más que la capilla de un santo o de la Virgen parecen sugerir que la zona en que se colocan es algo parecido a la despensa de un ogro.

Pero… ¿saben qué es lo que más me llama la atención de todo esto?… Pues que en una época en que los cambios son vertiginosos -y no digo que sean cambios a mejor o a peor: me limito a constatar solo la rapidez con la que se producen- y que tantas cosas se quedan viejas en apenas días y horas, y que es posible adquirir fácilmente cualquier tipo de producto (incluidas las figuritas de Nacimiento), una buena parte de las personas que tienen un belén y lo ponen cada año siguen sin tirar las figuritas que descubren parcialmente rotas al inicio del tiempo de Adviento; antes al contrario: intentan recuperarlas y salvarlas en lugar de deshacerse de ellas, y vuelven a colocarlas en el Nacimiento pese a la pérdida accidental de parte de su anatomía.

Este comportamiento debe tener una explicación. Quizás la clave para encontrar la respuesta a este hecho sea la misma que nos permita llegar a comprender la esencia de la Navidad y todo su enorme contenido religioso y simbólico, ya que en la Navidad celebramos el nacimiento del Niño, y es un nacimiento que, como todos, acabará en una muerte, pero esta será una muerte especial porque será una muerte para la redención y la resurrección. No voy a entrar a analizar las circunstancias históricas que rodean el nacimiento de Cristo, ni tampoco pretendo incluir en la exposición aspectos y cuestiones teológicas en las que no soy experto. Ni siquiera me detendré en cuestiones muy discutidas, algunas interesantes y otras menos, entre las que se incluyen hasta las razones de quienes sostienen que el nacimiento tuvo lugar en Belén, y están enfrentadas a las de los que, a pesar de lo que figura en los Evangelios de Mateo y Lucas, afirman que el lugar de nacimiento de Jesús no fue Belén, pues un pregón de Navidad no me parece la sede más adecuada para reseñar tales teorías. En cambio, sí me interesa saber cómo y cuándo empezó a celebrarse la Navidad, y qué fue lo que impulsó esa celebración. Parece que la misma fecha de celebración de la Navidad -el 25 de diciembre-, fue establecida por el Papa Julio I hacia el año 350 y, según he leído, en los primeros tiempos del cristianismo no se conmemoraba el nacimiento de Cristo, por lo que la celebración fue posterior y quizás de ahí vino el conflicto sobre las fechas -ya que los Evangelios guardan silencio sobre ese tema- que el Papa Julio I zanjó definitivamente imponiendo su autoridad.

Pero resulta que, al fijar la fecha en el 25 de diciembre, se estaba superponiendo intencionadamente la Navidad cristiana a una festividad pagana que celebraba el nacimiento del sol o de una divinidad solar: en consecuencia, ya tenemos conectado el Nacimiento con la mitología pagana y con el ciclo de la naturaleza, es decir, el hecho histórico del nacimiento de Jesús con el devenir de las estaciones del año y la sustitución de los dioses antiguos. Esa realidad subyacente confiere al hecho de celebrar el Nacimiento un halo especial, porque, aunque la decisión haya sido adoptada por el Papa, en realidad habían sido los discípulos y seguidores de Cristo los que habían ido poco a poco olvidando o desplazando las viejas creencias y creando las condiciones adecuadas para que no solo se conmemorase la muerte y resurrección de Jesús (recordemos que los primeros cristianos celebraban la Pascua de Resurrección al mismo tiempo que la Pascua hebrea que conmemoraba la liberación del pueblo judío de la esclavitud en Egipto, hasta que en el primer Concilio de Nicea se produjo la separación), sino también su nacimiento, completando así, seguramente sin haber pensado en ese detalle, el ciclo vital de la naturaleza: el nacimiento se produce en la estación fría, al inicio del invierno, y la resurrección se celebrará en primavera, cuando la tierra florece y muestra todo su vigor creador aletargado durante el invierno. Por tal motivo, cada vez que colocamos en nuestras casas el belén, estamos evocando una de las fases de ese ciclo natural de nacimiento, muerte y resurrección.

Pero no basta lo que antecede para explicar el maravilloso misterio que rodea todo lo que tiene que ver con la Navidad y que acaba contagiando a cuanto se relaciona con ella, condicionando hasta la supervivencia de las figuritas rotas, que es el hilo conductor de este pregón. El propio deseo de los cristianos de celebrar el nacimiento de Jesús, que desconozco cuando surgió o cuando alcanzó su mayor intensidad, debía tener una finalidad que desbordaba la meramente conmemorativa de un hecho, y yo pienso que, de alguna manera, expresaba el anhelo de esa chispa divina que habita en todo ser humano de conectar con la divinidad de cuya naturaleza participaba, empezando por el aspecto más accesible por su sencillez: con la celebración de la llegada de un nuevo niño al mundo, pero dándose la circunstancia de que ese Niño era Jesús…

Como la Navidad es el crisol en que se funden las profecías de los profetas del Antiguo Testamento que anunciaban la llegada del Mesías y también el punto de partida del cristianismo, transcurridos más de veinte siglos de aquel acontecimiento es evidente que todo lo que aparece vinculado a la Navidad (las reuniones familiares, los regalos, la ilusión de los niños y de los mayores, el recuerdo esperanzado de los que están temporalmente ausentes, y el recuerdo melancólico de los que ya se han ausentado para siempre) está rodeado de un halo mágico que, a pesar de que todos nos zambullimos en el torbellino de compras, que tienden a rebasar los límites de lo razonable, y participamos en banquetes donde se consumen cantidades de dinero que en otros meses del año sería impensable gastar, impregna todo lo que está relacionado con ella, y por ese motivo nos cuesta muchísimo deshacernos de lo que tiene vinculación con ese tiempo tan especial que, cada vez que retorna, permite aflorar los buenos sentimientos con mayor facilidad que en otras épocas y, entre esas cosas y objetos están las figuritas del Nacimiento. A modo de ejemplo, y esto quizás lo recordarán las personas de más edad, antiguamente el pan no solía tirarse, y si se tiraba ese acto se ajustaba a una liturgia muy curiosa, vista con los ojos actuales: cuando el pan duro o sobrante no era aprovechado para incluirlo en la dieta de los animales de la granja o corral, rara vez acababa en la basura; y si había caído al suelo y se había manchado, antes de lanzarlo al cubo de los desperdicios se besaba. Sí, se besaba: yo lo he visto hacer muchas veces y, aunque me llamaba la atención ese gesto tan sorprendente, una vez asimilado el gesto y la costumbre todo se acababa viendo como absolutamente normal. Supongo que alguna relación tendrá ese trato especial que se aplica a determinados alimentos con el hecho de que el pan se utilice en la Eucaristía, y que es uno de los dos alimentos que se utilizan en el momento de la Consagración… -si bien lo cierto es que con el vino no he visto hacer el mismo gesto, solo con el pan… quizás sea porque el vino no se suele tirar-; sin embargo recuerdo que un estudiante sirio de medicina en Oviedo me dijo que ellos, los musulmanes, hacían lo mismo cuando el pan se caía al suelo o se estropeaba y ya no estaba en condiciones de ser consumido: primero lo besaban y luego lo tiraban a la basura, por lo que creo que ese beso de despedida al pan más bien tiene relación con el hecho de que el pan es el símbolo casi universal del alimento, no solo de la Eucaristía, y por ser el remedio contra el hambre, hasta cuando nos deshacemos de él se le brinda un saludo o beso a modo de despedida que, en realidad, es un signo de respeto, como las reverencias que se hacían en otra época a las personas revestidas de dignidades y títulos…

Como pueden comprobar, estamos rozando el tema de los símbolos más profundos, del anhelo de inmortalidad que tiene el ser humano y al que el cristianismo da una respuesta esperanzadora, que precisamente se vincula a ese Niño Dios cuyo nacimiento en Belén seguiremos conmemorando cada año, aunque nunca lleguemos a saber en qué fecha exacta sucedió. Y esas figuritas que se han roto espontáneamente o no, y que reparamos e intentamos salvar repetidas veces en años sucesivos, participan del fulgor de la Navidad, de nuestras alegrías y tristezas, especialmente las que se han producido y extinguido durante el año que transcurre desde que las envolvemos y guardamos cuidadosamente en cajas de cartón hasta que el año siguiente las sacamos de su lugar de hibernación para instalar un nuevo belén, y es cuando descubrimos las averías producidas en sus anatomías de barro. Al igual que nos sucede a nosotros, aunque no de la misma forma, las figuritas envejecen a nuestro lado y nos sirven de magnífico recordatorio de la levedad de la vida y de la velocidad con que la misma transcurre. Y como las figuritas de barro no pueden tener arrugas y achaques varios como los que padecemos los humanos, únicamente nos pueden manifestar su decadencia física y el transcurso devastador del tiempo fracturándose una pata, un brazo, un pico y hasta la corona de un Rey Mago de Oriente.

Incluso me atrevo a hacer una afirmación que quizás no sea fácil de aceptar sin más: las figuritas rotas del Nacimiento no solo nos recuerdan que la vida es poco más que un soplo, sino que, además, nos ayudan a fijar la atención en aquellas personas -de nuestra familia o entorno o ajenas a ellas-, que han sufrido en su propio cuerpo las consecuencias de la sinrazón o, simplemente, la crueldad irracional de otros. Me refiero, por ejemplo, a los niños y jóvenes de Camboya que han sufrido mutilaciones a causa de esas imperdonables minas antipersona y para quienes trabaja Monseñor Enrique -o Kike- Figaredo, el Obispo de Battambang. Me impresionó una entrevista publicada en diciembre de 2007, no sé si en El País o en otro periódico, donde hablaban varios de los niños y adolescentes a los que ayudaba Kike Figaredo. Yo la encontré en internet: en ella habla Chaneng, quien perdió las piernas y el brazo izquierdo al pisar una mina antipersona mientras con su hermano buscaba madera para hacer una casa, y, pese a todo, dice lo siguiente: “…Nuestro cuerpo puede estar discapacitado, pero nuestro corazón no lo está…“.

También hay otras personas que, de alguna manera, simbolizan las figuritas rotas de nuestros Nacimientos. Son aquellas que hemos conocido a lo largo de nuestra historia personal y con las que, incluso, hemos compartido aula en el colegio, en el instituto o en la Universidad, o el grupo de amigos, sin descartar a las que conocimos en el trabajo, y hasta aquellas otras con las que nos hemos relacionado sentimentalmente, y que, sin entrar a valorar los motivos de su descarrilamiento en esa línea férrea que es la vida, intuimos o sabemos que andan perdidos, y que necesitan alguna voz que, como una orden, les diga algo similar a lo que Cristo gritó ante la tumba de su amigo Lázaro, “…¡Lázaro, sal fuera!…“, para que abandonen su inmovilidad, recuperen la confianza en sí mismos y se libren de las mortajas y ataduras simbólicas que impiden que en ellos renazca la esperanza y que puedan llegar a comprender el sentido último de la vida. Quizás no sea yo el más adecuado para aconsejar abrir el propio corazón a quien lo pueda necesitar, porque debido a mi experiencia profesional tengo una visión que más bien se inclina hacia el pesimismo en relación a lo que es y a lo que hace el ser humano, así como en relación a los móviles de su conducta, premisas que no me ayudan a llegar a conclusiones demasiado halagüeñas al respecto, pues en la cabeza siempre me ronda ese refrán que dice que “…Por la caridad entra la peste…“; pero sucede que, al mismo tiempo y desde la primera vez que la escuché nunca olvidé una de las frases emblemáticas que pronunció el Papa Juan Pablo II (creo que fue al principio de su pontificado) y que, pese a la terrible decadencia física de sus últimos años, no parecía que hubiera renunciado a ella: “…¡No tengáis miedo!…” …No tengáis miedo…

Otra Navidad se acerca rápidamente a nuestras vidas y, después de unas semanas en que habrá un poco de todo… alegría, ruido, regalos, nostalgia… se alejará en silencio, casi como lo hicieron los Reyes Magos tras visitar y honrar al Niño Jesús, pues decidieron abandonar el país sin pasar de nuevo por el palacio de Herodes, quien se había mostrado muy interesado en obtener información acerca de aquel Niño y no precisamente con buenas intenciones. Pero como la vida es una gran escuela en la que siempre estamos aprendiendo, hasta el último día, habremos dado un gran paso adelante si nos reconocemos en esas figuritas de barro que a veces se rompen -como le sucede al ser humano en muchas y variadas circunstancias- y que hay que rehacer, del mismo modo que nosotros tenemos que sobreponernos a las adversidades; y daremos otro paso aún mayor si somos capaces de percibir a las personas que tenemos cerca y que, por diversos motivos, también han sufrido pequeñas o grandes roturas en su cuerpo o en su alma, y decidimos ayudarlas a reparar los destrozos.

¿Se corre algún riesgo al hacer esto? …Pues sí, es evidente. Ninguna actividad humana está libre de peligro, y no cabe descartar que nuestra labor nos ocasione más de un disgusto y varios dolores de cabeza. Pero la satisfacción de ver la figurita rota que hemos reparado para que pueda reintegrarse al belén, donde volverá a ocupar su sitio y a brillar, no tiene precio; por tanto, sin renunciar a la virtud de la prudencia, podemos guiarnos por las antes citadas palabras del Papa Juan Pablo II: “…no tengáis miedo… no tengáis miedo…” y seguir adelante. “…No tengáis miedo…” …Por alguna razón, creo que finalizar con estas tres palabras llenas de esperanza es una buena manera de concluir el Pregón.

Feliz Navidad a todos.”

Luis Roda García – Gijón, 4 de diciembre de 2015

 

Logo AB Gijón

El Portalín nº 20 – Publicación de la Asociación Belenista de Gijón

06 Nov 15
Presidencia FEB
,
No Comments

La Asociación Belenista de Gijón presenta el número 20 de su revista “El Portalín”, correspondiente a 2015, que consta de 116 páginas y tiene el siguiente índice de contenidos y portada:

  • Prólogo – El Portalín, por el Padre Ángel, Presidente y Fundador de Mensajeros de la Paz
  • Editorial – Es tiempo de Navidad, por Plácida Novoa Coomonte, Presidenta de la Asociación Belenista de Gijón
  • Memoria de la Campaña 2014-2015, por Mayte De Anta Cabeza:
    • Cursillos
    • Belén en la FIDMA – 58 Feria Internacional de Muestras de Asturias (del 2 al 17 de agosto de 2014)
    • X Encuentro de Belenistas Asturianos
    • LII Congreso Nacional Belenista
    • El Portalín nº 19 – 2014
    • Belén Monumental
    • Pregón de Navidad 2014
    • Jornadas Belenistas del Norte
    • Viaje a Valladolid
    • Otros belenes a cargo de la Asociación
    • Clausura de Campaña
  • Pregón de Navidad 2014: La Navidad es un canto de amor, por Dª. María Teresa Álvarez, escritora y periodista
  • Equipo del Belén Monumental
  • Relación de Belenes del Concurso 2014-2015 (Palmarés y fotos):
    • Escolares
    • Familiares
    • Otras Entidades
    • Parroquias
  • XXI Trofeo Gelos (2014): D. José Antonio Braga Noval
  • Trofeo Dr. Gerald Morisset Boisvert al Belenista Ejemplar (2014): D. Severino González Iglesias y Dª. Rosa María Soria Cueto
  • Título de Especial Colaboración (2014): Dª. Elena Silos Entrialgo
  • Trofeo de Navidad (2014): Colegio de la Inmaculada
  • Belenes de Asturias:
    • El Belén de Melquiades (Vallinaoscura), “pequeño gran tesoro”, por Raquel García Vázquez
    • El Belén de Miguel (Luis Miguel Pérez García), por José Manuel Valle Cuartas
  • Belenes juveniles de Gijón, por Agustín Guzmán Sancho
  • Instantáneas de unos belenistas: poner y quitar el Belén, por Elvira Suárez Menéndez
  • Relatos – Marta y aquel 24 de diciembre, por José Manuel Martín Cueva
  • Libro de firmas del Belén Monumental: La ilusión se renueva en Navidad y este Belén ayuda mucho a esa renovación, por Plácida Novoa Coomonte
  • Al fin ya somos belenistas, que hacemos belenismo, por Plácida Novoa Coomonte
  • Fotografías:
    • Belén Monumental de la Asociación Belenista de Gijón
    • Belén del Jardín Botánico Atlántico
    • Belén de Parque Principado
    • Belenes de socios y amigos
  • LII Congreso Nacional Belenista: Bilbao, por Plácida Novoa Coomonte
  • Trofeo FEB 2014: D. Manuel Abelardo Suárez Herrera
  • Técnicas belenistas: Horno de panadería, por Alberto García Blanco
  • 58 Feria Internacional de Muestras de Asturias, por Plácida Novoa Coomonte
  • La música en la Navidad: breve recorrido desde el gregoriano al pop, por Ángel Busto Estévez
  • X Encuentro de Belenistas Asturianos, por Julia Morán Díaz
  • Encuentro de Belenistas del Norte: Villava (Navarra), por Manuel Martínez Vega
  • Visitando belenes: Excursión a Valladolid, por Gloria Lobo Alonso
  • Belenes de España: El Belén Napolitano de los Duques de Cardona, por José Manuel Valle Cuartas
  • Belenismo en el recuerdo: Una Navidad de mi infancia, por Augusto Paulo Chaves Andrade
  • Cuentos navideños:
    • El coleccionista, por Pablo Álvarez Blanco
    • Turrones y miel para el Niño Manuel, por Matilde García-Mauriño
  • Navidades en verso:
    • ¿Dónde nace Dios?, por Juan Omar Rodríguez-Suberviola
    • Entre pajas se dormía, por José González Canteli
  • Sorpresas belenistas, por Manuel Fernández-Acevedo Prieto y Sira Rodríguez Avello
  • Donaciones a la Asociación: Niño Jesús de Olot, por Plácida Novoa Coomonte
  • In Memoriam, por Plácida Novoa Coomonte:
    • Dª. Pilar Mori Blanco
    • D. Luis Muñiz Martínez
    • Dª. Ángeles Puerta Rodríguez
    • D. Vicente Manzano López
    • D. José María Cabezudo
  • Rincón gastronómico, por Isabel Tuya Buznego:
    • Pastel de bacalao y langostinos en purrusalda
    • Caldereta de cordero o cabrito
    • Soufflé caliente de piña con crema de turrón o chocolate
  • Junta Directiva de la Asociación Belenista de Gijón
  • Relación de colaboradores
Portada del boletín El Portalín Nº 20 - 2015, de la Asociación Belenista de Gijón

El Portalín
Nº 20 – 2015

Imagen Trofeos FEB

Los currículums de los Trofeos FEB 2015, todos juntos en un PDF

19 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

Paz y Bien, amigos todos:

En pasados días publicamos en esta web, de uno en uno, los 19 currículums de las personas físicas o jurídicas galardonadas este año 2015 con el Trofeo Federación Española de Belenistas, entregados el pasado 12 de octubre de 2015 en Oviedo en el acto de clausura del LIII Congreso Nacional Belenista, organizado por la Asociación Belenista de Oviedo. Para facilitaros las cosas, los hemos editado todos juntos en un cuadernillo, en formato PDF, para que elijáis si guardarlo, imprimirlo o, simplemente, leerlo…

Imagen Trofeos FEB

Dª. María Eulalia Nacimiento Menéndez y D. Aurelio Medio Fernández – Trofeo FEB 2015 – Asociación Belenista de Oviedo

12 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

María Eulalia Nacimiento Menéndez y Aurelio Medio Fernández (Lali y Yeyo)Logo AB OviedoMaría Eulalia Nacimiento Menéndez nació en Oviedo hace 50 años. Después del bachillerato en el Colegio de las Dominicas, inició la carrera de Ciencias Económicas en la Universidad de Oviedo. Realizó distintos trabajos en Navarra y Asturias.

Desde niña pasó las vacaciones en Colunga, lugar que ha tenido mucho protagonismo en su vida. Allí conoció a Yeyo, su marido; allí pusieron su primer nacimiento juntos, en el garaje de la casa de sus padres, con figuras que procedían de las dos familias; allí, en la capilla de Santa Ana instalaron durante años el belén, en el Camino de Santiago; y allí, en la iglesia de San Juan de Luz se dieron en matrimonio…

Aurelio Medio Fernández nació en Villaviciosa. Estudió en el colegio de San Francisco y siguió el bachillerato en el Instituto de la Villa. Trabajó durante unos años con su padre, en la concesión de la casa Renault. Después se incorporó a su trabajo en Oviedo, en el que sigue actualmente.

Tanto Lali como Yeyo vivieron el belén desde pequeños, era una costumbre familiar, que creció con ellos, y se iba haciendo una afición común, con vocación de hacerse mayor cada día.

Ya casados, viviendo en Oviedo, asistieron juntos a un acto de la Semana Belenista. Se acercaron al entonces presidente, D. Carlos Cabal, y le dijeron que querían pertenecer a la Asociación Belenista de Oviedo.

Desde entonces Lali y Yeyo fueron unos miembros activos de la asociación, y más concretamente en el taller. Su primer trabajo belenista -una prueba de fuego, por lo complicado del sitio- fue el belén de “El Escorialín” (la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Oviedo), con Mónica y Pablo. Un refuerzo grande en el taller de la asociación que ya había empezado a poner el “Belén Emblemático”. Desde el principio era grande el interés por conocer a fondo el belenismo y perfeccionar las técnicas que iban surgiendo en este mundo de los belenes.

En el año 2004, Lali y Yeyo entraron a formar parte de la Junta Directiva de la asociación. Un refuerzo, savia nueva en los trabajos belenistas. Ya el año 2005 asistieron al Congreso Nacional Belenista, en Zamora, donde conocieron muestras de buenos belenes y tomaron contacto con belenistas de toda España: se les abrió un amplio panorama que ha crecido de día en día.

Los últimos diez años han sido de gran crecimiento en la asociación, en los que tanto Lali como Yeyo se han implicado en el trabajo del equipo y han prestado una buena ayuda. Lali diseña bocetos de los trabajos a realizar; con gran sensibilidad, intuición y sentido práctico, resuelve los pequeños o grandes problemas que la realización de los belenes lleva consigo, y está hasta en los últimos detalles de la decoración. Yeyo organiza, coordina la realización de las obras, lleva los trabajos hasta el final. Junto a los compañeros del taller, está atento a los nuevos materiales, métodos, modos. Conoce perfectamente el patrimonio de la asociación: dónde está cada figura, cuál es su sitio, qué hay y qué se necesita…

Cada año, con su hija Ana -que ya tiene el “gusanillo” del belén- “Lali” y “Yeyo” han asistido, con otros miembros de la asociación, a los congresos nacionales, que siempre dan nuevas perspectivas y aire fresco a la actividad belenista.

A la vuelta de uno de estos congresos, el de San Fernando 2010, Lali y Yeyo traían la propuesta de pedir a la Federación Española de Belenistas el primer congreso que no estuviese asignado todavía. La propuesta fue apoyada por unanimidad en la Junta Directiva. Enseguida se preparó la documentación necesaria. Lali y Yeyo hicieron llegar a la Federación nuestra candidatura, con un amplio dossier en el que no faltaban cartas de apoyo de un buen número de empresas e instituciones de Oviedo. Y en junio de 2011, la Asamblea Ordinaria de la Federación Española, estudiadas las tres candidaturas que se presentaron, acordó asignar a la Asociación Belenista de Oviedo la organización del LIII Congreso Nacional Belenista, que se celebra en nuestra ciudad este año 2015.

Son estos los méritos que han llevado a la Asociación Belenista de Oviedo a solicitar de la Federación Española de Belenistas, les sea concedido el Trofeo Federación conjuntamente a María Eulalia Nacimiento Menéndez y a Aurelio Medio Fernández.

Oviedo, junio de 2015

Diploma Trofeo FEB 2015 María Eulalia Nacimiento Menéndez y Aurelio Medio Fernández (Lali y Yeyo)

Imagen Trofeos FEB

ACOEG-Asociación de Comerciantes y Empresarios de Getafe – Trofeo FEB 2015 – Asociación Belenista Alhóndiga Getafe

12 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

ACOEG Asociación de Comerciantes y Empresarios de GetafeLogo AB Alhóndiga GetafeEn asamblea anual ordinaria celebrada el día 15 de marzo de 2015, y reuniendo las características exigidas en la convocatoria y a propuesta de D. Alberto Cacharro como socio fundador y presidente, se propone le sea concedido el Trofeo Federación Española de Belenistas a ACOEG, Asociación de Comerciantes y Empresarios de Getafe.

Méritos: desde el año 2012 ha participado y apoyado cuantas actividades ha realizado la Asociación Belenista Alhóndiga Getafe, entre ellas la Feria del Comercio en Navidad de los años 2012, 2013 y 2014 en el barrio donde se encuentra la asociación.

Total apoyo el que presta, dando a la Asociación Belenista Alhóndiga Getafe el instrumento que hace que dicha asociación se relacione en el exterior con los vecinos de Getafe, dando mayor proyección a la misma siendo visitada por bastantes vecinos en su sede.

Asimismo patrocina, en pos del belén, los premios del concurso de belenes que organiza el Ayuntamiento.

También organiza y patrocina, desde hace varios años, el “Roscón Solidario”, mediante el cual se recolectan alimentos y otros artículos para los más necesitados de la localidad.

Del mismo modo, varios de los asociados a ACOEG aportan y apoyan a la Asociación Belenista Alhóndiga Getafe cediendo materiales, realizando transportes y otros servicios.

Por todo lo anteriormente expuesto, creemos que reúnen los suficientes méritos para que les sea concedido el Trofeo Federación 2015.

Getafe, junio de 2015

Diploma Trofeo FEB 2015 ACOEG Asociación de Comerciantes y Empresarios de Getafe

Imagen Trofeos FEB

Dª. Sylvie Fullana Moncho – Trofeo FEB 2015 – Betlemistes de Xàbia

12 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

Sylvie Fullana MonchoLogo Betlemistes de XàbiaSylvie nació en París un 24 de abril de 1965, pero al poco tiempo sus padres se trasladaron a España, a Llíber (Alicante), y ha vivido siempre con un pie en Xàbia y otro en Llíber.

Tiene un talento especial para las manualidades: aparte del belén, le gusta pintar, tejer, hacer patchwork, y un largo etcétera de actividades. Muy activa y con una gran pasión por todo lo hecho a mano.

No es raro verla con varios proyectos al mismo tiempo, de hecho, familiares y amigos siempre acuden a ella para que les dé ideas y les ayude a hacer todo tipo de manualidades. Aun así, y después de una larga jornada de trabajo en el taller de motos que regentan ella y su marido, siempre guarda un poco de tiempo para asistir todas las semanas al taller de la asociación.

Su primera toma de contacto con la asociación Betlemistes de Xàbia fue en octubre de 2007, cuando asistió a un curso de belenes. Desde ese momento se incorpora como socia colaboradora, ayudando en las actividades realizadas por la asociación, como el mercado de Navidad y en el montaje del belén de Xàbia.

A partir de marzo de 2010 pasa a formar parte de la Junta Directiva como vocal, y en 2012 como tesorera hasta la actualidad; desde el 2013 se encarga de la construcción del portal que se rifa el día del Patrón, y también colabora en la construcción del belén que los Betlemistes de Xàbia montamos en la Casa del Cable.

Xàbia, junio de 2015

Diploma Trofeo FEB 2015 Sylvie Fullana Moncho

Imagen Trofeos FEB

D. Carlos Torner Fages – Trofeo FEB 2015 – Asociación Belenista Santos Justo y Pastor de Bilbao

12 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

Carlos Torner FagesLogo AB Santos Justo y Pastor de BilbaoNacido en Barcelona en el año 1942, hijo, nieto y sobrino de belenistas socios de la Associació de Pessebristes de Barcelona.

A los 15 años ganó el 5º premio en el concurso de belenes de parroquias, con un belén de 12 m², que realizó en la parroquia de San Jaime de Badalona, y con 17 años ganó el tercer premio de belenes particulares organizado por la Asociación de Belenistas de Badalona. El chico ya apuntaba maneras.

Durante su etapa profesional, siguió montando el belén año tras año en su hogar y, como no podía ser de otra manera, el destino le cruzó en el camino de una asociación belenista, en este caso la Asociación Belenista de Bizkaia, de la cual fue socio durante unos años, poniendo en marcha la página web de dicha asociación y colaborando en lo que se le encomienda, ganando tres premios en concursos de centros y hogares.

En el año 2003, con la colaboración de la Asociación Belenista de Bizkaia, realiza la primera exposición de belenes en el Centro Cívico Municipal de Otxarkoaga (Bilbao).

Será en dicho barrio cuando en el año 2004 fundó la Asociación Belenista Santos Justo y Pastor de Bilbao, una asociación no muy al uso, cuyo objetivo es que, a través del belén, se pueda ayudar a muchas familias desfavorecidas.

Logró en Bilbao organizar eventos belenistas, unos novedosos y otros recuperados:

  • Feria belenista
  • Recuperar la exposición en el Claustro de la Catedral
  • Rehabilitación de los pórticos de San Nicolás
  • Concurso Nacional de Dioramas
  • Encuentros belenistas
  • Viaje a Tierra Santa
  • Llevar un nacimiento en nombre de Bilbao a Belén.

En este hombre de 73 años, sigue habiendo un niño, aquel que todos llevamos dentro, al que se le iluminan los ojos cuando ve un belén, el que sigue soñando y convirtiendo esos sueños en realidad.

Un amigo leal, cuyo mayor defecto es que no sabe decir “no”. Bueno, tiene alguno más: ese pronto tremendo, ese genio endiablado… Pero en el fondo una persona que está siempre ahí, dispuesto a ayudar.

Por ese cariño al belén, por su trabajo incansable, consideramos que merece esta distinción por parte de la Federación Española de Belenistas.

Bilbao, junio de 2015

Diploma Trofeo FEB 2015 Carlos Torner Fages

Imagen Trofeos FEB

D. Isaías Díaz Romero – Trofeo FEB 2015 – Asociación de Belenistas de Sevilla

12 Oct 15
Presidencia FEB
,
No Comments

Isaías Díaz RomeroLogo AB SevillaLas asociaciones logran las metas que se proponen gracias a la contribución indispensable de sus socios, a su asidua presencia en la sede social y a la entrega desmedida de quienes sienten y viven el belenismo con una intensidad que supera con creces cuanto se les exige como componentes de las mismas; este es el caso de quien ha merecido ser galardonado, a propuesta de la Asociación de Belenistas de Sevilla, con el Trofeo Federación Española de Belenistas 2015: Isaías Díaz Romero.

Desde muy pequeño se aficionó al montaje de belenes, pues siguió los pasos de su padre y hermanos mayores, siendo él con posterioridad el que continuara con la tradición, utilizando todo tipo de figuras (de patas de alambre, de plástico, de barro…) ubicadas en montajes muy diversos, hasta hacerse un belenista formado en las técnicas más actuales. Esto le llevó a interesarse por nuestra asociación, entrando a formar parte de ella y colaborando estrechamente con cuantos trabajos se le han solicitado, generalmente acompañado por su esposa, hasta el punto de impartir clases de belenismo a socios nuevos y participar en todos los belenes que ha montado la asociación en los últimos años.

Son palabras suyas: “Para mí el ir a la asociación es como si fuera una medicina: en ella me relajo, me relaciono con mis compañeros, charlamos, comentamos y no hay día que alguien no venga con una novedad para desarrollar en el belén; siempre se aprende algo nuevo y de cualquier compañero”.

Su talante de disponibilidad y sencillez en el trato, de entrega plena a la asociación, de colaboración constante y continuada, y el dominio de las técnicas belenísticas que ha adquirido y generosamente transmite a los demás socios, le ha hecho acreedor de esta distinción nacional del Trofeo Federación, como destacado belenista de la Asociación de Belenistas de Sevilla.

Sevilla, junio de 2015

Diploma Trofeo FEB 2015 Isaías Díaz Romero