Etiqueta: Temas FEB 2020

Logo de la Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Piedras de la Esperanza – Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

13 Abr 20
Presidencia FEB
,
No Comments

Cartel "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de CuéllarPIEDRAS DE LA ESPERANZA

Desde la Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar, hemos desarrollado una iniciativa, dentro de nuestras posibilidades, para agradecer su trabajo y dedicación a aquellas personas que están en primera línea de lucha contra la pandemia provocada por el coronavirus, como es el PERSONAL SANITARIO.

Sabemos que, por todas partes, hay iniciativas para confeccionar mascarillas, batas, etc., y nosotros lo único que pretendemos con este detalle es dar las gracias, a nuestra manera, a todos esos profesionales que se exponen diariamente al Covid-19 y exponen a sus familias.

Con ese objetivo, querer DARLES LAS GRACIAS, nace desde nuestra asociación el proyecto de las “PIEDRAS DE LA ESPERANZA”.

Primero tuvimos que pensar en cómo hacer algo sencillo, tanto para realizarlo como para conseguir los materiales para ello, dada la situación actual de confinamiento.

El material elegido fue la piedra, entre otras cosas porque es algo que perdura intacto en el tiempo y es fácil de pintar, pero también quisimos tener en cuenta el sentido de una piedra, el de construir: todos somos piedras de una misma Iglesia, y nuestra misión en este caso, como belenistas, era la de AGRADECER.

Para conseguir las piedras, hablamos con la empresa Construcciones Mariano Rico SL, para ver si nos las podía proporcionar y, muy amablemente, nos contestaron que podíamos utilizar todas las que fuesen necesarias, por lo que les estamos muy agradecidos por la donación. Nuestra asociación se encargará de todos los gastos de pintura y demás materiales.

Quedaba elegir qué diseño reflejar en las piedras. Era sencillo: para los que somos belenistas nuestra imagen principal del belén es la del Niño Jesús, y el PERSONAL SANITARIO, ahora mismo, es nuestro Niño Jesús, nuestro SALVADOR.

EPintando "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllarl dibujo definitivo es una carita del Niño Jesús con mascarilla y gorro por la parte delantera de la piedra y, por la parte de detrás, la leyenda escrita “GRACIAS 2020”.

Un equipo de 20 socios ya estamos en marcha pintando en nuestras casas las “Piedras de la Esperanza”, con la colaboración inestimable de nuestros hijos. Los materiales que se han repartido a cada socio son: un pack de pinturas básicas, tres pinceles y quince piedras, acompañados de varias fotocopias con las pautas generales del dibujo, un círculo cromático para hacer las mezclas y otra con ojitos para tener variedad.

La idea es llegar esta semana a 600 unidades, que son del tamaño de la palma de una mano, y serán repartidas a todo el personal sanitario de Segovia, que está en una situación muy crítica y lo está dando todo. Ojalá podamos hacer muchas y se sumen más asociaciones de otros lugares y cada una los realice para su zona.

PAZ Y BIEN

Sonia Martín Quijada

P.D.: Os adjuntamos varias muestras por si os animáis. La ocasión lo merece…

Muestra 1 "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Muestra 2 "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Muestra 3 "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Muestra 4 "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Muestra 5 "Piedras de la Esperanza" - Asociación Cultural Belenistas de Cuéllar

Logo de la Asociación de Belenistas de Jerez

Jesús: Pasión, Muerte y Resurrección – Asociación de Belenistas de Jerez

10 Abr 20
Presidencia FEB
,
No Comments

La Asociación de Belenistas de Jerez nos ha facilitado un vídeo titulado «Jesús: Pasión, Muerte y Resurrección», hecho a partir de fotografías realizadas por Antonio Romero Virtudes sobre escenas realizadas por belenistas jerezanos, con figuras de José Luis Mayo Lebrija. La canción que se escucha de fondo es «Su Carita Divina», interpretada por el Coro Virgen de Belén.

Las escenas de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, seguidas por sus autores, son las siguientes:

  1. «El Bautismo», Anselmo Ceballos Caro
  2. «Resurrección de Lázaro», José María Lozano Albuin
  3. «La Unción de Jesús por María Magdalena», Juan Luis Fernández Soto
  4. «La Entrada en Jerusalén», Miguel Pérez Carrillo
  5. «La Expulsión del Templo», Antonio Peña Bernal
  6. «El Lavatorio de Pies», Ramón García Sánchez
  7. «La Última Cena», Vicente Prieto Bononato
  8. «La Oración del Huerto», José Manuel Cobos Fernández
  9. «El Prendimiento», Esteban Benítez Domínguez
  10. «Jesús ante el Consejo», Esteban Benítez Domínguez
  11. «Las Negaciones de Pedro», Francisco Javier Gutiérrez Fernández
  12. «La Flagelación», Manuel Ramírez Santos
  13. «La Coronación de Espinas», Antonio Romero Virtudes
  14. «Ecce Homo», Luis Romero Racero
  15. «Jesús o Barrabás», Gonzalo Barroso Núñez
  16. «La Calle de la Amargura», José Manuel Aladro Iglesias
  17. «Las Caídas», Tomás Gandolfo Simón
  18. «La Verónica», Juan Manuel Aparicio Sánchez
  19. «La Crucifixión», Juan Mateos Portillo
  20. «La Exaltación», José Manuel Prieto Simancas
  21. «La Expiración», Esteban Benítez Domínguez
  22. «El Calvario», José Guerra Carretero
  23. «El Descendimiento», Pedro Sánchez Romero
  24. «La Lanzada», Francisco Javier Ramírez Serrano
  25. «La Piedad», Manuel Salado Argudo
  26. «Traslado al Sepulcro», José Alfonso Reimóndez López
  27. «El Enterramiento», José Manuel Salguero Rendón
  28. «La Resurrección», Pedro Ramírez Pazos
  29. «Aparición a María Magdalena», Manuel Alcocer Caridad
  30. «Aparición camino de Emaús», Gonzalo Barroso Núñez
  31. «Aparición en el Mar de Tiberiades», José Luis Morales García y Jaime Pina Aránega
  32. «La Ascensión a los Cielos», Manuel Pérez Acosta
  33. «Pentecostés», Vicente Prieto Bononato

Los belenistas también en Semana Santa – D. Juan Giner Pastor

10 Abr 20
Presidencia FEB
, ,
No Comments

LOS BELENISTAS TAMBIÉN EN SEMANA SANTA

Los belenistas son expertos en representar el nacimiento de Jesús en un establo de Belén, que es pregonado por los ángeles a los pastores y anunciado por la estrella a los magos de Oriente. Pero, cuando llega la Semana Santa, también hay asociaciones de belenistas que organizan exposiciones para presentar los sucesos de la Pasión de Jesús, siendo una verdadera catequesis plástica y visual, un inspirado ejemplo del arte y la religiosidad de los belenistas, que mantienen vivas para las gentes de ahora las historias evangélicas descritas en épocas pretéritas de la Historia del Arte. Combinando el modelado, la perspectiva, el color, la luminotecnia y la ambientación, los trabajos exhibidos en estas exposiciones son la actualización estética y plástica del mensaje de fe transmitido por el arte durante siglos. Un mensaje de fe, un mensaje religioso que nos ayudará a meditar sobre la doctrina de la verdad y del amor, de la solidaridad y la entrega. Un mensaje que nos ha de alentar a comprometernos con el auténtico significado de la vida en plenitud de sintonía con los planes divinos.

Esas exposiciones ponen ante los ojos del pueblo las historias de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, como en siglos pasados hacían los capiteles, las vidrieras, los retablos, la imaginería para las procesiones, que todavía continúan desfilando. Y ahora, como entonces, muchos se extasían y emocionan con los excelsos episodios que se narran.

Pero ello no basta, porque esas escenas son, además, una firme invitación a que vivamos dignamente la fe que profesamos, la que nos exhorta a esforzarnos sin tregua por hacer un mundo mejor con nuestro comportamiento modélico, con nuestro trabajo responsable, con nuestro aliento ante el desánimo, con nuestra crítica constructiva, con nuestro sacrificio callado, con nuestra alegría o nuestras lágrimas, con nuestro afán por la concordia, con nuestro luchar por la justicia, con nuestro desvelo por la paz, con nuestra serenidad en el estruendo, con nuestra cordura frente al tumulto, con nuestra denuncia valerosa, con nuestra reflexión en la polémica, con nuestra exigencia de sinceridad y honradez, con nuestra confianza de que siempre es posible mejorar día a día, porque siempre habrá metas que alcanzar más allá de la meta, horizontes de luz brillando más espléndidos detrás del horizonte que nuestro sol alumbra. No dando ni un solo paso sin tener constantemente presente el mensaje de Jesús, que no es una utopía irrealizable, como nos enseñan tantos testigos vitales de la doctrina del amor, que nos ayudan y nos confortan, si sabemos encontrarlos entre tanta maraña de escándalos, de corrupciones, de engaños, de maldades y odios que los ocultan y que, tantas veces también, nos atrapan a nosotros.

¡Cuánta responsabilidad, pues, para los cristianos vivir cada año la Semana Santa no como una festividad folklórica, sino como firme compromiso de actuación coherente! Ya que la mayor incoherencia personal, nuestro gran fracaso como cristianos, que explica el fracaso al que se enfrenta la civilización occidental, es ignorar que no hay más camino, más verdad, ni más vida que ser fieles a Jesús practicando la doctrina del amor que Él nos enseñó.

Juan Giner Pastor

Catedrático de Historia. Medalla UN-FOE-PRAE 2000. Insignia de Oro FEB 2004. Trofeo FEB 1981. Director de la revista Anunciata 1995-2006. Maestro Mayor Belenista. Premio Nacional de Experiencias Didácticas 1987

Una Semana Santa sin procesiones – D. Juan Giner Pastor

09 Abr 20
Presidencia FEB
,
No Comments

UNA SEMANA SANTA SIN PROCESIONES

En este año 2020 las procesiones y ceremonias públicas de la Semana Santa, que conmemoran la Pasión y Muerte de Cristo, se han anulado obligatoriamente por el gravísimo estado de alarma que ha motivado la pandemia del coronavirus. Pero los cristianos podemos continuar celebrando en la intimidad los misterios más sagrados de nuestra fe, aunque nos veamos privados del peculiar ceremonial que convierte las calles en escenario, a veces espectacular, de pública devoción penitencial, de multicolor presencia cofrade, que vivifica el sentimiento y aviva los sentidos. Admirar el arte de la imaginería, las filigranas de orfebres, ebanistas y bordadoras, el aroma de flores, cirios e incienso, el colorido de ornamentos y vestas, el resonar de las marchas sacras, no ha podido ser en estos días de la primera luna llena de primavera. El año 2020 quedará marcado para siempre por tan triste realidad, y por otras muchas anulaciones, cierres y frustraciones en múltiples facetas. Y como estamos obligatoriamente recluidos, tal vez esta Semana Santa la hemos podido vivir de una forma más penitencial y auténtica, desprovista de las características vacacionales y multitudinarias de los nuevos tiempos, en los que la Pasión de Jesús ha sido declarada de interés turístico.

Que el mal existe es una realidad indudable que el mundo entero está padeciendo con la tragedia del coronavirus. Pero también existe el bien, la bondad silenciosa, la entrega ejemplar a los demás, que igualmente evidencia la entrega de tantos sanitarios, de todas las fuerzas de orden, de todos los trabajadores que nos ayudan y confortan ejemplarmente mientras estamos recluidos por el decreto de alarma sanitaria.

Estos días nos invitan a reflexionar sobre todo esto. Para los cristianos la Semana Santa, así considerada desde los primeros tiempos de la Iglesia a causa de los grandes misterios que en ella se celebran, propicia la reflexión sincera como invitación a renovar la fe y a profundizar en el sublime sacrificio que en estos días se conmemora y se actualiza.

Un sacrificio que desde el Cenáculo hasta el Sepulcro está repleto de enseñanzas y ejemplos: la enseñanza del amor fraterno, de la vocación sacerdotal, del servicio desinteresado, el ejemplo admirable de la entrega total por amor. Jesús lavando los pies a sus discípulos, pidiéndole al Padre en el huerto de Getsemaní que le liberase de la agonía, pero aceptando también la voluntad suprema. Jesús traicionado y entregado por uno de sus amigos. Jesús abandonado por todos sus íntimos e, incluso, negado por aquel a quien más había distinguido. Jesús acusado de blasfemo, abofeteado y escupido. Jesús flagelado, coronado de espinas, escarnecido y entregado al odio de las turbas por la cobardía pusilánime de Pilato. Jesús cargado con la cruz de los pecados de la Humanidad, cayendo exhausto bajo su peso, pero también ayudado por el Cirineo. Jesús escuchando el llanto estremecido de su Madre o el de las piadosas mujeres. Jesús expoliado de sus vestiduras y clavado con saña brutal de pies y manos en el patíbulo infamante de la cruz. Jesús perdonando a sus verdugos y al buen ladrón Dimas. Jesús venciendo la tentación suprema de mostrar su poder salvándose a sí mismo, como le pedía con burlas la chusma. Jesús derramando entre crueles sufrimientos hasta la última gota de su sangre y encomendando su espíritu al Padre para, muriendo, darnos la vida eterna. Jesús descendido de la cruz y depositado en los brazos de su desolada Madre. Jesús sepultado con apresuramiento por unos amigos abatidos y temerosos… ¡La muerte! ¡El sepulcro! ¡La desolación! ¡El miedo! ¡El aparente final! Pero, ¿acaso no había dicho el Maestro: “Yo soy la resurrección y la vida”?

La muerte de Jesús cumplía la misión redentora, pero su resurrección gloriosa rubricaría el triunfo de la doctrina de la paz, de la bondad y de la fraternidad. Y como nuestra fe se puede incluso tambalear ante desastres como los que estamos padeciendo, no olvidemos el ejemplo de María, que bajo la cruz estuvo asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme su fe.

Todo ello nos lo actualiza la Semana Santa como reflejo del dolor, de la traición, del odio violento que oscurecen la historia; pero también de la piedad y de la entrega total y misericordiosa que nos hacen resucitar a un mundo mejor. A este mundo anhelado que solo es posible si nos esforzamos hasta el límite para sembrar alborozo y esperanza, para cumplir dignamente con nuestras obligaciones cotidianas, teniendo constantemente presente el mensaje de Jesús, que no es una utopía irrealizable, según nos enseñan tantos testigos vitales de su evangelio de amor.

Juan Giner Pastor

Catedrático de Historia. Medalla UN-FOE-PRAE 2000. Insignia de Oro FEB 2004. Trofeo FEB 1981. Director de la revista Anunciata 1995-2006. Maestro Mayor Belenista. Premio Nacional de Experiencias Didácticas 1987

Logo de la Asociación de Belenistas de Madrid (color)

¡¡¡Feliz 75 aniversario, Asociación de Belenistas de Madrid!!!

09 Abr 20
Presidencia FEB
,
one comments

Tal como reza el Acta de Constitución de la Asociación de Belenistas de Madrid, «En Madrid, a nueve de Abril de mil novecientos cuarenta y cinco, con permiso de la Autoridad y para dar cumplimiento a los Artículos Cinco y Siete de la Ley de Asociaciones de 30 de Junio de 1887, se reunieron la Junta Organizadora y socios fundadores para constituir la Asociación de Belenistas de Madrid«. En aquella reunión fue nombrado presidente D. Manuel de Mora López, el primero de una lista que acaba en el actual, el undécimo, D. Eugeni Barandalla Corrons. Muchos de ellos presidieron o tuvieron cargos de relevancia también en la Federación Española de Belenistas.

Por tanto, nuestros amigos cumplen 75 brillantes años como entidad, no solo por aquello de que cumplen sus bodas de brillantes, sino por su ejemplar trayectoria a lo largo de los años, recientemente reconocida por la Federación Española de Belenistas con la Distinción de Honor 2019 y con la concesión por parte de la Comunidad de Madrid de la Cruz de la «Orden del Dos de Mayo» en 2016.

La Asociación tenía varios actos previstos para festejar la efeméride, pero la situación actual del estado de alarma ha obligado a posponerlos. Se avisará cuando puedan celebrarse. En cualquier caso, ¡¡¡FELIZ 75 ANIVERSARIO, ASOCIACIÓN DE BELENISTAS DE MADRID!!!

En cualquier caso, esperamos que estos sean los primeros 75 años. A por los siguientes (y que lo veamos)…

Os adjuntamos el documento original fundacional y un vídeo con un pequeño repaso a la historia de la Asociación de Belenistas de Madrid.

Acta Fundacional de la Asociación de Belenistas de Madrid, del 9 de abril de 1945

 

Predicar con el ejemplo – Reflexión en el encierro de la pandemia – D. Juan Giner Pastor

28 Mar 20
Presidencia FEB
,
No Comments

PREDICAR CON EL EJEMPLO

En este tiempo de cuaresma marcado por la tragedia del coronavirus y las consiguientes obligaciones que decreta el estado de alarma, todos hemos de aceptar nuestras responsabilidades y predicar con el ejemplo, aunque sea difícil. Pero constantemente nos lo están enseñando con su conducta ejemplar los sanitarios que nos curan, las fuerzas de orden que nos protegen y ayudan, tantos trabajadores que nos permiten desarrollar las tareas cotidianas, dentro de los límites establecidos para la seguridad de todos.

Predicar con el ejemplo desde luego es mucho más comprometido que escribir bellas frases cargadas de buenas intenciones. Porque predicar con el ejemplo supone también renunciar al orgullo, al egoísmo, a la intolerancia, a la murmuración, al mal genio, a la envidia, al desprecio, a los halagos, a los círculos cerrados de nuestros intereses, a tener siempre razón, a saber más o hacer las cosas mejor que los otros. Predicar con el ejemplo es, para los cristianos, llevar a la práctica sin titubeos la doctrina que Jesús vivió hasta su sacrificio extremo.

¡Padre celestial, perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos! Una frase sencilla, un difícil compromiso. Como nosotros perdonamos… Hay que tener el corazón repleto del bálsamo de la perfecta sencillez, de la humildad evangélica, para comprender que nuestro compromiso de perdón no es una grandilocuente expresión ceremonial. Perdonar a los que nos ofenden es, en realidad, no levantar la voz más de la cuenta, no imponer nuestro criterio excluyente, reflexionar sobre lo que nos dicen, ayudar sin límites, aceptar la opinión de los demás, ser fieles a la responsabilidad que nos manifiesta nuestro Maestro Jesucristo.

Predicar con el ejemplo es tener la humildad de reconocer todos nuestros fallos, y pedir perdón, y empezar cada día de nuevo con ilusión, con esperanza, con profundo deseo de servicio. Predicar con el ejemplo es la necesidad de poner en práctica constantemente lo que nos enseña esta plegaria: ”Señor, haz de nosotros instrumentos de tu paz. Que donde hay odio pongamos amor. Que donde haya ofensas pongamos perdón. Que donde haya discordia pongamos armonía. Que donde haya error pongamos verdad. Que donde haya duda pongamos fe. Que donde haya desesperación pongamos esperanza. Que donde haya tinieblas pongamos tu luz. Que donde haya tristeza pongamos alegría. Señor, que no busquemos tanto ser consolados, como consolar; ser comprendidos, como comprender; ser amados, como amar. Porque dándose es como se recibe. Es olvidándose de sí como se encuentra uno mismo. Es perdonando como se obtiene el perdón. Es muriendo como se resucita a la vida eterna. Amén.”

Y en estos días de incertidumbre y alarma, de tanto aislamiento e inquietud, sea nuestro compromiso aceptar responsablemente la reclusión y utilizarla como un medio de afianzar nuestras relaciones familiares dentro del hogar, nuestro tiempo de meditación en la soledad, nuestra oración esperanzada, nuestro recuerdo de cariño hacia los familiares y los amigos. Porque el sol sale todos los días y, aunque ahora nos lo oculten las tenebrosas nubes de la pandemia, seguro que, con la ayuda y el esfuerzo de quienes nos dan ejemplo, volveremos a verlo brillar.

Juan Giner Pastor

Catedrático de Historia. Medalla UN-FOE-PRAE 2000. Insignia de Oro FEB 2004. Trofeo FEB 1981. Director de la revista Anunciata 1995-2006. Maestro Mayor Belenista. Premio Nacional de Experiencias Didácticas 1987

Certamen FEB de Poesía de Navidad

I Certamen FEB de Poesía de Navidad (2020) – Bases Generales

09 Mar 20
Presidencia FEB
, ,
No Comments

La Federación Española de Belenistas convoca el I Certamen FEB de Poesía de Navidad, que tiene como objetivo seleccionar el poema oficial para la campaña de Navidad 2020, con las siguientes bases (en formato PDF):


Enlaces relacionados

Concursos FEB
Poesía de Navidad FEB
Poesía de Navidad FEB 2020

Certamen FEB de Diseño de Nacimientos Recortables

XIV Certamen FEB de Diseño de Nacimientos Recortables (2020) – Bases Generales

09 Mar 20
Presidencia FEB
, ,
No Comments

La Federación Española de Belenistas convoca el XIV Certamen FEB de Diseño de Nacimientos Recortables, que tiene como objetivo seleccionar el recortable oficial para la campaña de Navidad 2020, con las siguientes bases (en formato PDF):


Enlaces relacionados

Concursos FEB
Diseño de Recortables FEB
Diseño de Recortables FEB 2020

Certamen FEB de Fotografía "Imagen de la Navidad"

XXV Certamen FEB de Fotografía «Imagen de la Navidad» (2020) – Bases Generales

09 Mar 20
Presidencia FEB
, ,
No Comments

La Federación Española de Belenistas convoca el XXV Certamen FEB de Fotografía «Imagen de la Navidad», que tiene como objetivo seleccionar la fotografía oficial para la campaña de Navidad 2020, con las siguientes bases (en formato PDF):


Enlaces relacionados

Concursos FEB
Imagen de la Navidad FEB
Imagen de la Navidad FEB 2020

La Epifanía según Rubens – D. Juan Giner Pastor

06 Ene 20
Presidencia FEB
, ,
one comments

Adoración de los Magos (1626-1629) – Peter Paul Rubens
© Musée du Louvre

LA EPIFANÍA SEGÚN RUBENS

El tema bíblico de la Epifanía, la Adoración de los Magos, fue varias veces pintado por Pedro Pablo Rubens, al igual que hicieron antes otros pintores famosos, porque es uno de los preferidos por la iglesia católica para ornamentar sus templos.

Personalmente puedo decir que, como belenista, también es mi tema preferido y, siendo presidente de la Asociación de Belenistas de Alicante, logré dar a la revista de la asociación esta denominación de “EPIFANÍA”, es decir, manifestación. En el misterio de la Epifanía, Dios se manifiesta a toda la humanidad representada por esos magos de Oriente de los que solo Mateo habla en su Evangelio. Y ante el Gran Poder de Dios, encarnado en un débil niño, se postran esos misteriosos personajes orientales, de los que no sabemos ningún dato concreto, aunque la tradición los interpreta como tres dignatarios, seguramente para que plasmen así las tres edades humanas: juventud, madurez y vejez. Edades que se corresponderían con los nombres que la costumbre les ha asignado: Melchor, la vejez, Gaspar, la madurez, y Baltasar, la juventud.

Como genial representante de la pintura barroca flamenca, para Rubens el tema de la Epifanía, en el que la narración bíblica posibilitaba la libre interpretación creativa, se avenía perfectamente a su estilo, que se caracteriza por los contrastes de color, de gran riqueza cromática y los juegos de luces y sombras. Sus composiciones están llenas de dinamismo, exuberancia y sensibilidad emocional. Y el exótico origen de los magos de Oriente podía interpretarlo con ricas y sobrecargadas composiciones, en las que las lujosas vestimentas, los valiosos presentes, los fastuosos cortejos, rebosan lienzos espectaculares, como La Adoración de los Magos del Museo del Prado, uno de los de mayores dimensiones del museo, que se caracteriza por su movimiento, fastuosidad y magnífico colorido en el que destacan los amarillos, rojos y violetas. Iconográficamente representa el momento en el que los tres magos, acompañados por un gran boato, presentan sus regalos al niño Jesús, que, en brazos de su madre, juguetea con las monedas de oro que le presenta Gaspar, arrodillado ante él. La escena tiene lugar de noche, sin embargo la luminosidad es clara, siendo el niño Jesús quien irradia la luz que incide en la multitud de personajes, estudiado cada uno de manera individual y en su conjunto, mostrando diferentes posturas y planos. Para Rubens, como para gran parte de los pintores occidentales, los magos eran Reyes, así visten magníficos atavíos regios, bordados en oro y forrados de pieles y se adornan con joyas preciosas, y van acompañados de un séquito real de pajes, soldados y esclavos, que muestran el lujo de esta comitiva.

Adoración de los Magos (1608, ampliación 1628-1629) – Peter Paul Rubens
© Museo del Prado

Detalles Adoración de los Magos (1608, ampliación 1628-1629) – Peter Paul Rubens
© Museo del Prado

Adoración de los Magos (1624) – Peter Paul Rubens
© Museo Real de Bellas Artes de Amberes – Koninklijk Museum voor Schone Kunsten Antwerpen

La obra fue un encargo de la ciudad de Amberes en torno a 1608 para decorar el Salón de los Estados del Ayuntamiento, que acogería la firma de un tratado de paz entre España y las Provincias Unidas conocido como la Tregua de los Doce Años. Y veinte años después fue ampliada por el propio artista, que incorporó nuevos figurantes, y en cuya parte derecha superior Rubens introdujo su autorretrato en el hombre con espada y cadena de oro que cabalga sobre un caballo blanco. También retocó algunas de las partes ya pintadas, con una técnica mucho más suelta.

En 1624 Rubens volvió a pintar un gran cuadro sobre el tema de la Adoración de los Magos, conservado en el Museo Real de Bellas Artes de Amberes, mostrando una fuerte atracción por lo oriental y el exotismo, plasmada con una policromía impregnada por colores fuertes y cálidos, como el rojo y el reflejo dorado de las armaduras y armas.

Diversos pajes rodean a los Reyes Magos; a la derecha, junto a una columna corintia hay dos soldados romanos, como símbolo del mundo antiguo que cede paso al nuevo mundo cristiano. De acuerdo con la tradición iconográfica del tema, están también representadas en los pajes las diferentes razas de la humanidad que se conocían en los orígenes del cristianismo: Europa, África y Asia. Los Reyes Magos representaban a las naciones de la tierra reconociendo a Cristo como rey universal. El cuadro está organizado con una visión de la perspectiva en profundidad. Todas estas características hacen del cuadro una obra profundamente barroca, muy propia del artista.

Otras pinturas de Rubens con el tema de la Epifanía se encuentran en el Museo de Bellas Artes de Lyon, el Museo de Bellas Artes de Bruselas, en el Museo del Louvre, en París, y el Hermitage de San Petersburgo.

Adoración de los Magos (1617-1618) – Peter Paul Rubens
© Musée des Beaux-Arts de Lyon

Adoración de los Magos (1619) – Peter Paul Rubens
© Royal Museums of Fine Arts of Belgium

En todas ellas se manifiesta la suntuosidad colorista que Rubens había aprendido en Venecia de Tiziano y los otros grandes maestros de la escuela veneciana, además de la magnificencia ya aludida mostrada en ropajes y séquitos. El niño Jesús, que dirige su atención hacia los Magos, siempre es el foco luminoso que se esparce por las composiciones, en las que nunca se ven paisajes exteriores.

Adoración de los Magos (1620) – Peter Paul Rubens
© The State Hermitage Museum

Y en todas ellas quedan evidenciadas las características del estilo del gran maestro de la pintura flamenca del siglo XVII que fue Pedro Pablo Rubens: exuberante exaltación de la energía, el color y la sensualidad, con influencias procedentes del arte de la Antigua Grecia, de la Antigua Roma, de Miguel Ángel, del que admiraba su representación de la anatomía, y sobre todo de Tiziano, al que siempre consideró su maestro y del que afirmó “con él, la pintura ha encontrado su esencia”.

Rubens, que además ejerció de diplomático, tuvo una triunfal carrera pictórica, de la que son buen ejemplo la incontable cantidad de obras con las más diversas temáticas que realizó personalmente y con la colaboración de su taller para numerosos países y personalidades, siendo ciertamente uno de los artistas que mejor representa las características de toda la pintura barroca.

Juan Giner Pastor

Catedrático de Historia. Medalla UN-FOE-PRAE 2000. Insignia de Oro FEB 2004. Trofeo FEB 1981. Director de la revista Anunciata 1995-2006. Maestro Mayor Belenista. Premio Nacional de Experiencias Didácticas 1987