Etiqueta: Entrevista belenista

«La tecnología también ha llegado al arte del belén». Entrevista a Carles Tarragó Gatell

28 Dic 19
Presidencia FEB
, , ,
No Comments

Logo del Diario de Sevilla

«La tecnología también ha llegado al arte del belén». Entrevista a Carles Tarragó Gatell

(Artículo publicado en el Diario de Sevilla – 28/12/2019 – © Pedro Ingelmo)

Carles Tarragó Gatell

Desde que Carles Tarragó accedió el pasado año a la presidencia de la Federación Española de Asociaciones de Belenistas la tarea que tiene encomendada es conseguir que el belenismo sea considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Tarragó considera que el belén es una institución en todo Occidente y ha logrado que muchos de estos aficionados alcancen altas cotas de representación artística en sus creaciones, si bien es cierto que cada año la obra se destruye para partir de nuevo de cero.

¿Por qué hay una federación de belenistas?

Es muy antigua. Antes de federación, en los tiempos de Franco, se denominaba Reunión Española de Belenistas. Tenemos que situarnos en la época, cuando las comunicaciones no eran lo de ahora. La gente que sentía pasión por el arte de los belenes no conocía cómo se trabajaba en otros puntos del país. Por eso, aún hoy, los belenes son tan distintos en Cataluña, en Orense, en Zamora o en Andalucía.

¿Y cuándo se conocieron los belenistas de uno y otro sitio empezaron a parecerse los unos a los otros?

No, la identidad se sigue manteniendo, pero estar todos en contacto hace que unos nos copiemos a otros en aspectos más técnicos que de contenido. Es decir, para ganar tiempo o para ahorrar en materiales.

¿Ha evolucionado mucho la técnica?

Indudablemente. Los belenes, hasta los años 90, eran muy humildes en los materiales. Prácticamente, salvo en Cataluña, donde siempre se ha trabajado con la escayola, los materiales principales eran corcho y musgo. Los nuevos materiales, como la espuma de poliuretano o el porexpán, han revolucionado el belenismo. Se puede modelar más fácilmente, es más ligero y el resultado es realista. Se alcanza una exquisitez sublime.

Explíqueme, usted que es catalán, las diferencias entre un belén catalán y un belén andaluz.

Eso no tiene una respuesta fácil, pero el belenismo sigue siendo muy local y el caso entre Cataluña y Andalucía quizá sea el más acusado. En este caso estamos hablando de metros cuadrados. El belén clásico andaluz es grande, muy grande. Si hay 25 metros cuadrados, se hace en 25 metros cuadrados. El belén catalán es pequeño, de unos 60 centímetros por un metro. Lo metemos en una caja y lo llamamos diorama.

En Jerez el diorama es su toque de distinción.

El caso de Jerez en Andalucía es especial y tiene que ver con un belenista catalán que acabó viviendo en Jerez y que influyó el belenismo de esta localidad, pero en Andalucía, en general, el belén tira a lo grandioso.

¿Cuánto le lleva a usted construir su belén?

Un diorama puede llevarte entre 300 y 400 horas de trabajo, pero volvemos a lo mismo. Yo he visto en Andalucía belenes maravillosos que se han construido a lo largo de más de medio año. Es más, he visto gente que sacrifica una habitación entera desde el mes de julio para ir allí construyendo el belén. Lo van haciendo entre toda la familia. El que tiene esta pasión se la toma con mucha intensidad.

Pero, claro, es muy intenso, pero un belén dura lo que dura.

Por supuesto, éste es un arte efímero. Se expone en Navidad y muere en enero, pero eso también es bello porque acabas de terminar el belén de este año y ya estás pensando en el del próximo año.

¿La temática también varía?

Por seguir con la diferencia entre Cataluña y Andalucía, en Andalucía se trata de narrar toda la historia en un belén, mientras que los catalanes solemos centrarnos cada año en una escena distinta.

El belén de la plaza de Sant Jaume ha vuelto a crear polémica en Barcelona. Es un trastero. ¿Es eso un belén?

Para mí, sí. Para mí, un belén es todo aquello que evoque la Navidad y este belén cumple la función, aunque no estén situadas las figuras a la manera tradicional.

¿Hay muchas empresas que vivan exclusivamente del belenismo?

Exclusivamente pocas, pero alguna hay. Es curioso el caso de una empresa de electrónica que suministra a la mayor parte de los belenistas españoles tecnología led. Hasta hace no mucho los belenes se iluminaban con electricidad. Los belenistas sabemos un poco de todo y de todo sabemos más bien poco. Somos carpinteros, pintores y también electricistas. Pero claro, vaya electricistas. Ha sido un milagro que no hubiera cada año un incendio por un belén porque se hacía de forma muy rudimentaria. Ahora ha llegado la tecnología led y lo ha cambiado todo porque permite, de forma más segura, más tonalidades, más intensidad, más calor.

También me refería a las figuras.

En este caso en Andalucía es donde hay más tradición de talladores y hay unos escultores estupendos especializados en el belenismo. Fuera de Andalucía apenas hay. En los que estoy pensando son muy jóvenes, con muchas ganas de innovar y trabajar.

Hay mercado para eso.

Sí, porque esto funciona de esta manera. El belenista adquiere la figura al escultor y durante un año lo luce en su belén. Al siguiente se lo vende a un banco o a un centro comercial y, al año siguiente, reinvierte lo ganado por haber vendido su belén para adquirir nuevas figuras. Estoy hablando, claro, de los grandes belenes.

© Pedro Ingelmo – Diario de Sevilla – 28/12/2019

«El futuro de la Asociación está en manos de los jóvenes». Entrevista a Carmen Temblador

20 Dic 98
Presidencia FEB
, ,
No Comments

«El futuro de la Asociación está en manos de los jóvenes». Entrevista a Carmen Temblador

(Artículo publicado en la revista Pesebre n.º 2 (1998) de la Asociación de Belenistas «La Adoración»)

Carmelita Temblador, como cariñosamente la llamamos todos los que la conocemos, es la presidenta de la Asociación de Belenistas «La Adoración», nació en Arcos de la Frontera hace 65 años y lleva al frente de la Asociación desde su fundación, preocupándose siempre de cuidar y mimar todos los actos que por estas fechas tan entrañables se organizan en Arcos de la Frontera.

Cómo recuerda la Navidad en su infancia? ¿Participaba el pueblo en esas fechas como lo hace ahora?

Recuerdo la Navidad con cariño y emoción, sobre todo unas Navidades con la familia Benot, que vivían la Navidad con entusiasmo y tenían un nacimiento precioso, yo no tenía nacimiento y todo el proceso del montaje lo vivía con ellos; para poder colaborar más directamente, mi padre, que trabajaba en el campo, me traía hierba y yo se la llevaba a ellos, y así ellos me dejaban colaborar muy directamente de tan entrañable momento.

Las Navidades de mi infancia eran muy bonitas, y la participación del pueblo era diferente a la de ahora, ni más ni menos, pero era más desde las propias casas, cada uno en la suya.

¿Cuándo comenzó su afición por las figuras de nacimiento, por los belenes? ¿Recuerda su primer Misterio?

Hace mucho tiempo, casi 24 años, yo tengo actualmente 65, y tenía 40 ó 41 años, y nunca había podido tener un misterio. El primero me lo regaló la Marquesa de Villareal, que era la dueña de un cortijo donde yo tenía mi escuela. Cuando ella vio mi afición al belén me regaló uno que era de su madre, aún lo conservo y me hizo muchísima ilusión. Ahora está instalado en un diorama de la Asociación.

Cuéntanos cómo surgió la Asociación de Belenistas de Arcos. Contactos previos, gestiones, etc.

Todo tiene su historia, yo tenía mucho contacto con la agencia de viajes Ecuador y allí sorteaban todos los años en una fiesta que se organizaba unos viajes, y a mí, por ser clienta, me llamaron para acudir a la fiesta. Tras unos altibajos me decidí a ir con la suerte de ser la agraciada con el viaje de ese año. El viaje era a Gijón, yo no sabía nada, sólo que quien lo organizaba era Vicente Prieto Bononato (presidente de la Asociación de Belenistas de Jerez), y este señor me comentó que a lo mejor ese viaje a mí no me gustaba pues era para acudir a un congreso belenista. Yo me puse loca de contenta y, claro, él se quedó admirado. Fue el primer congreso belenista que se organizaba y allí conocí a las diferentes asociaciones belenistas que existen en España.

Al llegar de vuelta a Arcos, contacté con Manuel Porro y le comenté lo que había vivido y nos pusimos manos a la obra para realizar este proyecto… y así realizamos la primera exposición de dioramas en Arcos, en una habitación de las Gradas de Santa María que nos cedió Juan Candil… y así hasta hoy.

¿Recuerda qué ubicaciones han tenido las exposiciones de dioramas y nacimientos?

Hemos cambiado cuatro veces de sede: la primera fue en Santa María, nos trasladamos a El Pósito, de allí nos fuimos a San Miguel y por último al Ayuntamiento Viejo. De los cuatro salones, el marco de San Miguel, para la exposición de los dioramas, es incomparable.

Recientemente, hemos perdido a un gran belenista y a un gran hombre: Víctor Marín Solano. ¿Qué nos puede decir de él?

Era una bellísima persona, nos ayudó muchísimo, siempre estaba disponible, fíjate, la primera cuenta corriente de los belenistas se puso a nombre de Manuel Porro y de él. Personalmente lo he sentido mucho, era alguien brillante, desinteresado…

Sabemos que usted ha viajado bastante, y que viajar es una de sus pasiones. ¿Ha tenido la ocasión de viajar a Tierra Santa? Si es así, ¿qué es lo que más le ha impresionado?

¡Sí!, he ido. Me impresionó la Iglesia de la Trinidad donde nació el Niño Jesús, todo allí es emocionante, nos escapábamos después de las rutas programadas con el guía, que era sacerdote, y nos explicaba todos los detalles maravillosos de aquella tierra.

La gruta de Belén, el Monte de los Olivos…, volvería, claro que sí, pero cuando se calme políticamente un poco la situación.

¿Qué opina del árbol de Navidad?

No me gusta nada, lo respeto como costumbre, pero personalmente no me gusta, aunque cada uno puede vivir la Navidad como quiera, pero para mí donde va un nacimiento no va nada.

¿Cuál va a ser la sede de la Asociación belenista? ¿Será la definitiva?

He de hablar del local que nos ha cedido el Ayuntamiento de Arcos, situado frente al Colegio de San Miguel, en el matadero: estoy, o mejor dicho, estamos toda la Asociación muy agradecidos al Ayuntamiento por ello, pues se han portado muy bien con nosotros; así podremos instalar allí nuestra sede de trabajos y contactos.

¿Cómo ve el futuro de esta Asociación?

En el futuro, si se sigue trabajando, si se motiva a la gente joven… Todo está en manos de la gente joven, en las mías cada vez menos, pero yo confío mucho en ellos.

¿Qué puede hacerse, según su opinión, para ampliar el número de socios?

Los socios han de ser voluntarios de verdad y no socios de cuotas, prefiero 30 socios de verdad y belenistas que a 100 que paguen mucho.

Imaginamos, ahora que se ha jubilado, que dedicará más tiempo a su labor belenista. ¿Qué le gustaría proyectar o hacer ahora que tiene ocasión?

Todo el tiempo que pueda dedicarle, me gustaría que los belenistas hagamos alguna labor social también, algo con niños y personas mayores, para lo que queremos ponernos de acuerdo con la Iglesia y no abandonar de mano este campo de trabajo, nuestra labor ante todo debe ser religiosa.

¿Qué opinión tiene del Belén Viviente, y de su organización?

Me gusta mucho y la organización reconozco que hace todo lo que puede, es una labor digna de admiración; prefiero pocas escenas y bien organizadas que muchas y mal estructuradas, de todas maneras es un trabajo excelente el que realizan, para el que siempre pueden contar con nuestra cooperación.